Vídeo Street of Dreams de Dolce y Gabbana.

Ninguna marca de lujo logra que sus vídeos estén entre los más virales del año. ¿Por qué?

Posted on 15 diciembre, 2013 · Posted in Inicio, Youtube

Ninguna marca de lujo está entre las 10 cuyos vídeos fueron los más virales en 2013. Así lo refleja el reciente estudio publicado por plataforma de social video marketing Unruly. Según esta investigación, éstas son las 10 marcas que han logrado mayor viralidad:

Marcas cuyos vídeos fueron los más virales en 2013, según el estudio de Unruly.

Marcas cuyos vídeos fueron los más virales en 2013, según el estudio de Unruly.

Samsung se lleva la palma con más de 7 millones de shares. Le sigue GEICO (casi 5 millones) y Dove (más de 4 millones y medio). Ninguna marca de alta gama en las posiciones restantes.

Lo cierto es que la ausencia del sector lujo no sorprende. Otro estudio, el publicado este verano por la firma Unmetric (hicimos relación a él en un artículo anterior que puedes leer aquí) ponía de relieve las dificultades de las firmas de lujo para lograr los preciados ‘shares’ en YouTube. A continuación, un extracto de la infografía de Unmetric donde se analizan las marcas de lujo más exitosas en la popular plataforma de vídeo y donde destaca un dato: ni uno solo de que los vídeos del sector logró ser viral en el período analizado.

El impacto de los vídeos de las marcas de lujo en YouTube, según el estudio de Unmetric.

El impacto de los vídeos de las marcas de lujo en YouTube, según el estudio de Unmetric.

Eso sí, algunas marcas logran un número de reproducciones muy elevado, especialmente Dior, con más de 53 millones, pero no se logra el objetivo de la viralidad. ¿Qué es lo que falla? ¿Por qué esos vídeos, a veces tan elaborados, no son compartidos?

Tal vez habría que empezar por ver qué elementos debe reunir un vídeo para tener posibilidades de convertirse en viral. Estas son algunos rasgos que funcionan, según coinciden los expertos:

1. Producción de alta calidad. Que sean profesionales. No es imprescindible, pero un mínimo de calidad importa cuando hablamos de empresas.

2. Originalidad. Que sean vídeos arriesgados, que rompan con los convencionalismos para que impacten y sean recordados.

3. Con sentido del humor. Que hagan sonreír, que nos diviertan.

3. Con un importante componente humano, protagonizados por personas con las que empatizar.

4. Planteamiento y desenlace atractivo.

5. Duración adecuada, no más de 2 minutos.

6. Promoción acertada de los vídeos.

Está claro que el primero de los ingredientes existe incuestionablemente en los vídeos de las marcas de lujo. De hecho algunos llegan de la mano de realizadores de prestigio indiscutible Un ejemplo reciente: Street of dreams, de Martin Escorsese para Dolce & Gabbana:

Si no falla el primer ingrediente, ¿fallan los demás aunque sea en parte? ¿Se realiza una correcta o suficiente promoción de los contenidos que difunden en YouTube? ¿O es un  problema de story telling? ¿Las marcas de lujo cuentan historias con las que es difícil identificarse o empatizar? ¿Falla la originalidad? ¿Están las marcas de lujo encorsetadas en una forma de hacer vídeos demasiado tradicional? Posiblemente en algunos casos se dé una mezcla de distintos factores que pesan en mayor o menor grado. Lo que también debemos preguntarnos es si esa forma de hacer, llamémosla ‘conservadora’, debe ser necesaria cuando hablamos de un sector como el lujo. Aunque suponga renunciar a la viralidad. En mi opinión, no. La imaginación, la creatividad, contenidos más intrépidos o cercanos no tienen por qué estar reñidos con la elegancia que caracteriza y debe caracterizar al universo del lujo.

¿Tú qué opinas?